viernes

** MARIACHI: ORGULLO DE MÉXICO **

Sin duda un tema importante para los mexicanos es el contar con esta bella tradición en México, el escuchar y bailar al son de la música con mariachi es sensacional… en aquellos primeros años que se empezaba a tocar este tipo de música me imagino que sería todo un agasajo, sobre todo al llevar serenata en algún cumpleaños o cuando se quería conquistar a la dama en el balcón de su casa. Hoy en día sigue con mucho más resonancia, ya que es un distintivo que porta México y un bello sello musical que nos distingue ante el mundo.

Muchas veces me he preguntado, bueno y cómo ha surgido esta tradición y cuánto tiempo tiene de realizarse? ¿De dónde viene el nombre de mariachi y cual es su historia y me di a la tarea de saber mas sobre ella. Me he quedado sorprendida, ya que según parece comenzó en el XVI, en la Ciudad de Cocula Jalisco, hasta hoy cuna original del nacimiento del mariachi. De ahí la letra de la canción:

"De Cocula es el mariachi,
de Tecalitlán los sones,
de San Pedro su cantar,
de Tequila su mezcal..."


Varias versiones hay sobre la palabra mariachi, una es que los franceses quieren atribuirse el nombre, y otra que posiblemente viene de alguna lengua indígena, mas no se dice cual. La más convincente es la que expongo en esta narrativa.

Durante el proceso evangelizador después de la llegada de los españoles, los indígenas de Cocula empezaron a adorar a la Virgen que llamaban “Maria del Río”, cuya imagen fue descubierta mientras unos campesinos araban la tierra. Este hallazgo fue el acicate que despertó la devoción de los coculenses que en su lengua coca y en honor al nombre de la Virgen, crearon un canto de alabanza, del que, según los investigadores, nació la palabra “Mariachi”.


En uno de los párrafos de la alabanza que crearon para esta Virgen, se lee “Maria ce son” que según los estudiosos significa “la Canción de María”. Al pronunciar “Maria Ce...” parecía que decían “Maria Shi” o “María She” que al pronunciarse rápido suena como “Mariachi”. Lo cual explica de donde surge, en que tiempo y de donde proviene el nombre.

Este tipo de música se mantuvo en una atmósfera de espera, resonando en la popularidad de la gente sencilla y de campo. A principios del siglo XX, la música de mariachi era menospreciada por la aristocracia y después de permanecer en su medio rural, surgió con ímpetu en el año 1905, fecha en que las cosas cambiaron al considerarse al mariachi como un grupo pintoresco, digno de presentarse en foros citadinos. Se dice que, un grupo de mariachis fue llevado a cantar en un onomástico del Presidente Porfirio Díaz. Las narraciones describen a este grupo vestido a la usanza de los hombres de campo y los instrumentos que llevaban en aquel entonces resumían aquellos con los que empezaron: violines, vihuelas y guitarrones.


En 1907 nuevamente Porfirio Díaz utilizó la música de mariachi para amenizar una fiesta ofrecida en honor del secretario de estado norteamericano Eliu Root. Se dice que este grupo vino ex profeso desde Guadalajara e interpretó sones y jarabes mientras dos charros acompañados por dos tapatías bailaron al compás de las arpas y de los violines. Se dice que ésta fue la primera vez que un “mariachi” se vistió del atuendo ya característico de charro.

Hoy en día, los “mariachis” interpretan sus melodías no sólo en México, sino en varias partes del mundo y han logrado acaparar el gusto del público más exigente.


"LA COCULENSE"

Canción popular de finales del siglo XIX y principios del XX

Qué bonita chaparrita,
me la tengo que llevar,
esa linda coculense
de mi no se ha de burlar.
Me gusta y es un capricho
que se me ha de conceder,
aunque por ella me maten,
no le hace, que hemos de hacer.
Me gustan sus ojos negros
y su modo de mirar,
pero más loco me vuelve
con su modo de bailar.
Ya tengo listo el caballo
en que me la he de llevar,
y un par de lindas pistolas,
pa,l que nos quiera alcanzar.
Coculense, coculense,
de la tierra tapatía,
aunque tus padres no quieran,
te lo juro, has de ser mía.
A tus hermanos les dices
que yo no me he de rajar
que las trancas que me pongan,
por Dios, las he de brincar.
Coculense, coculense,.. etc.

He resumido en este post parte del origen de la tradición del mariachi, mas para no alargarme mucho, dejaré algunos enlaces para los que les interese saber algo más sobre este tema y conocer parte de la cultura musical mexicana.

8 comentarios:

Francisco, "O Bagual' dijo...

Olá, Minha AMiga!
Realmente sempre me chamou a atenção a Música e a Alegria do Povo Mexicano, mas Mariachi emprega-se o uso do violino? Um abraço a Vcs Dom Lluis e Princesa Martucha.

Banco de Imágenes Gratuitas dijo...

Hola, solo pasaba a felicitarte por este articulo tan completo sobre una de nuestras mas grandes tradiciones.

SALUDOS...

scarlett dijo...

Uyyy, a mi me encanta el mariachi!!

BrokenStar dijo...

Excelente!!
También estarás en mis links.

Me gusta mucho el mariachi y no conocía su historia, gracias por brindarnosla.

Sade dijo...

Llego a ti a través de banco de imágenes.... soy una enamorada de tú pais y su música y me ha encantado tú blog. José Luis me comentó que ahora vives en España.. me alegra ver como sigues recordando tu México querido. Pasaré a visitarte a menudo con tú permiso, asi seguiré aprendiendo cosas de tú maravilloso pais. Besos...

Adriana dijo...

Hola Martha, excelente el tema que tratas y además de ser una tradición mexicana es adoptada por muchos paises entre esos el mío, aunque el autentico mariachi sea el mexicano, porque para eso ustedes son los mejores indiscutiblemente.
Que bueno que la tradición de las serenatas continuara y que bueno que un día me sorprendieran con una, ahhhh???? Eso sería ufffff súper, aunque me doy por bien servida porque tengo quien me cante y además lo hace muy bien ;)
Recibe un saludo y espero volver pronto a visitarte... byeee

Eleonaí dijo...

Hola MArtha Inés:

De Cocula es el Mariachi, de Tecalitlán los sones...

Mariachis bogota dijo...

Es muy agradable conocer toda la cultura mexicana en las fotos que tienes además todo con la música mexica es inspirador para las sociedades actuales.